• 30ago

    P. Alberto Soria

  • Queridos hermanos en Xto. Jesús: las lecturas proclamadas nos han proporcionado el alimento que necesita nuestra inteligencia. Cuando el hombre se deja instruir por Dios, la verdad que procede de Él, que es la Verdad, hace al hombre rico en su entendimiento, sabio por el discernimiento y la comprensión de la voluntad de Dios. El hombre queda así equipado para su tránsito terreno, un camino lleno de dificultades que se pone a sí mismo el propio hombre, aunque muchas otras le vengan de fuera.

    Tenemos la impagable suerte de ser los elegidos de Dios, a los que se nos dirige un mensaje que muchos desconocen, pero que por nuestra parte solemos olvidar con mucha frecuencia. El apóstol Santiago nos lo ha dicho bien claro en su carta: “Todo beneficio y todo don perfecto viene de arriba, del Padre de los Astros, en el cual no hay fases ni períodos de sombra. Por propia iniciativa, con la Palabra de la verdad, nos engendró, para que seamos como la primicia de sus criaturas”. Cuando los hombres rechazamos ese don perfecto que viene de arriba, para sustituirlo con un sucedáneo fruto de nuestra voluntad, nos enfrentamos a Dios, caminamos por sendas tortuosas que nos alejan de Dios, la fuente de nuestra felicidad y de todo bien.

    La proclamación solemne de Moisés en el libro del Deuteronomio es ese beneficio y ese don perfecto que viene de arriba: “Estos mandatos son vuestra sabiduría y vuestra inteligencia a los ojos de los pueblos. … ¿Cuál es la nación, cuyos mandatos y decretos sean tan justos como toda esta ley que hoy os doy?”. Y a pesar de tener esta rica herencia y de poder comprobar a diario que cuando obedecemos los mandamientos de Dios sentimos una paz que ningún placer de este mundo nos puede proporcionar, nos empeñamos en trazarnos un camino diferente en la vida. Buscamos la felicidad por un camino solo aparentemente más corto y menos complicado. Nos parece que la sabiduría de Dios no está hecha para nosotros. Creemos haber descubierto una clave de felicidad mucho más fácil y accesible.

    Queridos hermanos: el camino que el hombre se traza en contra de la ley natural causa tanto dolor al Señor que somos incapaces de imaginarlo. Además de todos nuestros pecados personales, los pecados tan diabólicos de la anticoncepción, el aborto y la manipulación genética, cometidos en forma tan descaradamente exagerada, son una apostasía que el demonio ha introducido en todas partes, incluso en naciones siempre tan católicas como España.

    La sangre de los no nacidos se eleva al cielo como un holocausto silencioso que requiere que se haga justicia. Estos niños asesinados en el vientre de sus propias madres oran por sus verdugos y por sus cómplices, que con toda desfachatez nos llaman terroristas a quienes sin ninguna violencia defendemos que se respete la vida del concebido no nacido. Estos insultos les salen gratis, porque son sistemáticamente silenciados por los poderes mediáticos, dominados por la dictadura del relativismo y por la ideología de género, que, como ha dicho Mons. Munilla, no es otra cosa que la metástasis del marxismo, camuflado ahora para subsistir en su diabólico propósito, condenado al fracaso de antemano, de construir un mundo sin Dios.

    Los detalles que narra el Evangelio nos pueden parecer ajenos a nuestro mundo. Aunque no hagamos problema de limpiar ritualmente las manos o los vasos, podemos aplicar la enseñanza de Jesús a nuestro entorno, donde al tiempo que se trata de introducir nuevos preceptos sociales, como no fumar en recintos cerrados o respetar a los animales no racionales, se nos presenta el aborto como un derecho fundamental innegociable, irrenunciable y exportable a toda mujer, cuya voluntad personal se eleva a la categoría de dogma infalible. Por desgracia, nuestra sociedad, ahora más que nunca, idolatra sus leyes e insaciables apetitos, por muy opuestos que sean a la sabiduría infinita de los mandamientos divinos y la ley natural. Una vez aparcado Dios de nuestra vida, se originan toda clase de crisis, se llega a una situación caótica y por muchos análisis que hagamos no salimos de ahí, porque cerramos los ojos para no ver la verdadera causa. Es necesario que palpemos que no remontaremos crisis sociales y económicas con nuestras propias fuerzas, porque solo con la ayuda de Dios podemos convivir en paz.

    Queridos hermanos: la celebración que estamos viviendo nos debería llevar a la alabanza de la ley de Dios. Los mandamientos de Dios no son pesados, sino luz que se proyecta sobre el camino de la verdad y de la vida y que nos libera de tantas esclavitudes. Muchas veces tenemos que repetírnoslo, porque no superamos nuestras pasiones desordenadas. Ahora es ese momento de lucidez en que queremos alabar a Dios por hacernos depositarios de este rico legado puesto en nuestras manos.

    Todos deberíamos acudir, a ser posible todos los días, a esa fuente que es la Palabra de Dios, para restaurar la verdadera imagen de Dios en nuestro ser y no dejar que nuestro espíritu sea seducido por la envidia, la venganza, el orgullo, la frivolidad y el resto de maldades que nos ha dicho el Señor que salen de nuestro interior no purificado y hacen al hombre impuro. La comunión eucarística en gracia de Dios purificará nuestro ser y lo hará dócil a los mandamientos del Señor si se lo pedimos con fe vivificada por la caridad.

    Hermanos: no dejemos pasar ni un día sin comulgar en gracia de Dios o al menos sin una visita al Stmo. Si no podemos ir a la Iglesia, hagamos al menos la comunión espiritual. Digamos por ejemplo: “Yo quisiera, Señor, recibiros con aquella pureza humildad y devoción con que os recibió vuestra Stma. Madre, con el espíritu y fervor de los santos”. Pidamos a la Virgen del Valle, nuestra madre, que interceda ante su Hijo para que nos conceda la gracia de anhelar el encuentro íntimo con Él, anticipo de las que gustaremos en el cielo. Que así sea.

  • 15ago

    P. Santiago Cantera

  • Queridos hermanos:

    La solemnidad que hoy celebramos es de arraigada tradición en la Iglesia y de un modo especial entre el pueblo fiel, que venera a la Santísima Virgen en el misterio de su Asunción y a la par bajo muy diversas advocaciones. Como dijo el Venerable Pío XII cuando definió el dogma en 1950, la Asunción de María a los Cielos en cuerpo y alma es el broche de oro y la coronación de todos los privilegios marianos (Munificentissimus Deus, 3, 8 y15-16). Ciertamente, la hemos visto en la lectura del Apocalipsis como la “figura portentosa en el cielo”, la “mujer vestida del sol, con la luna por pedestal, coronada con doce estrellas” (Ap 12,1).

    Como todos los privilegios marianos, el de la Asunción tiene su razón de ser en la Maternidad divina: en efecto, convenía que María, que había compartido tan estrechamente la vida y la misión de su Hijo, fuera asociada a la gloria de Jesucristo resucitado y reinante en el Cielo. Por eso, al final de su vida terrena, fue elevada a los Cielos en cuerpo y alma por los ángeles. San Pablo lo ha dicho a los Corintios (1Cor 15,20-26): Cristo ha resucitado el primero de todos, como primicia de la resurrección de los cuerpos y garantía de la inmortalidad del alma. Es lógico, pues, que todas las generaciones hayamos venido felicitando a María y la proclamemos dichosa, porque el Poderoso ha hecho obras grandes en Ella, por Ella y para Ella (Evangelio: Lc 1,39-56).

    La Asunción de María nos enseña muchas cosas, pero podemos resaltar algunas. Ante todo, nos indica hacia dónde debemos mirar: hacia su Hijo, Jesucristo, y hacia la meta de la vida eterna en el Cielo, cuyo camino es la imitación de Cristo. San Rafael Arnáiz, monje cisterciense señaló la ruta con claridad: “Todo por Jesús, y a Jesús por María”. La Asunción de María nos muestra que nuestros objetivos reales no deben estar aquí en la tierra: ¿para qué la ambición de poder, de riqueza, de gloria, de brillo o de fama, si nada de todo esto vamos a llevar con nosotros cuando nos llegue la hora de la muerte? ¿Acaso tales cosas nos van a ser valederas ante el juicio de Dios? Somos peregrinos en este mundo y nuestra meta última es el Cielo, donde María Santísima reina junto con su Hijo. Para entrar en el Cielo no nos van a servir de nada el dinero acumulado, ni los títulos universitarios, ni los cargos que hayamos detentado. En todo caso, se nos examinará sobre el uso que de ello hayamos realizado y si hemos hecho de estas cosas un fin en sí mismas.

    Esto mismo nos debe hacer reflexionar sobre otra realidad muy importante en nuestros días: la Asunción de María nos enseña la dignidad del cuerpo humano. La Santísima Virgen, siguiendo los pasos de su divino Hijo, no conoció la corrupción del sepulcro y ha sido asunta al Cielo con su cuerpo en estado glorioso. Esto revela que el cuerpo está llamado a resucitar al final de los tiempos y a reunirse para siempre con el alma. Incluso la Filosofía, al abordar la metafísica de la persona humana, concluye la necesidad de reunión definitiva del cuerpo con el alma, porque la persona humana la constituye realmente la unión sustancial del cuerpo y del alma como forma del cuerpo.

    Pero, en nuestro tiempo, el pansexualismo que ha conducido a una sociedad hipersexualizada, ha degradado la dignidad del cuerpo para rebajarlo a mero objeto de compra y venta, de exhibición y de obtención de placer que no va acompañado del entero crecimiento personal. El cuerpo, como el alma, está llamado al don, a la entrega por amor, bien a otra persona en el matrimonio, bien por entero guardándolo virginalmente para Dios mediante una consagración total de vida. En el estado presente, en nuestra vida terrena, debemos procurar nuestra santificación considerando que el cuerpo es templo del Espíritu Santo, como nos enseña San Pablo (1Cor 6,19-20). Si tuviéramos esto en cuenta, ¡cómo recuperaríamos el sentido natural y sobrenatural ya casi perdido del pudor y nos alejaríamos de las modas que hoy desnudan casi por completo a la mujer y la convierten en mero objeto! ¡Y cuánto nos cuidaríamos también de acudir a la Sagrada Comunión digna y decentemente vestidos! Muchas veces un sacerdote no sabe si dar o no la Comunión a algunos fieles.

    Por eso, hermanos y hermanas, porque en esta sociedad que ha rebajado la dignidad del cuerpo y de la persona completa hemos perdido el sentido del pudor, que es la custodia de la intimidad de la persona, y porque casi nadie lo dice ya, me veo en la obligación de recordar que debemos acercarnos a recibir la Sagrada Comunión dignamente vestidos, decentemente, no como si fuéramos a la playa o de paseo en verano. Recordemos siempre que las iglesias son templos, lugares sagrados, donde Dios está presente, y que en la Eucaristía recibimos al mismo Jesús, al cual debemos acoger sin pecado mortal en nuestra alma y dignamente vestidos en el cuerpo.

    Que María, la humilde enaltecida (cf. Lc 1,48.52), Madre espiritual de todos los hombres y Madre de la Iglesia que intercede ante su Hijo por nosotros y nos alcanza de Él las gracias que necesitamos como Abogada y Medianera, nos haga recuperar el sentido del pudor, la virtud de la castidad que realza la dignidad del cuerpo y el anhelo de Dios y del Cielo como meta suprema.

  • 12jul

    P. José Ignacio González Villanueva

  • Hermanos en el Señor Jesús: Los profetas y Apóstoles enviados por Jesús nos anuncian que el Reino de Dios está cerca. Los profetas, como es el caso de Amós, además de denunciar el alejamiento de Dios en su tiempo, por parte de los que detentaban el poder civil y religioso, anunciaron el Día de Yahvéh, que es el anuncio a un tiempo del Mesías y de la renovación espiritual que ello supone y del juicio de Dios tras los frutos que esa venida debía haber producido. Ni los profetas ni los Apóstoles de Jesús conocían las fechas de estos acontecimientos históricos.

    Nosotros tampoco conocemos la fecha exacta de la Segunda venida del Señor. Y resulta que tampoco es conveniente saberlo, dada nuestra manera de ser: pues satisfecha la curiosidad no actúa en nuestro interior como llamada a la conversión. Pero tanto los profetas como los Apóstoles nos hablaron de estos acontecimientos salvíficos de gran magnitud. Y nosotros no podemos ignorarlos. Y menos aún no desear que se produzcan, pues el Señor nos dice al respecto: “alzad vuestras cabezas, se acerca vuestra liberación”.

    Históricamente hablando, Amós es el primero entre los profetas que habla del Día de Yahvéh. No era una novedad. Y ya tiene que salir al paso de una falsa concepción del mismo con estas palabras: “¡Ay de los que ansían el Día del Señor! ¿De qué os servirá el Día del Señor? ¡Será tiniebla y no luz!,” (5,18) pues entre sus contemporáneos había algunos que lo reducían a día glorioso y de triunfo, lo cual es sólo una parte del mismo. En otro lugar habla del castigo de la casa de Israel y de su definitiva y gloriosa restauración en el pequeño resto fiel (9,5-15). De esta manera queda claro que Amós entiende el Día de Yahvéh como juicio muy severo lleno de dolor y obscuridad y a la vez como el Día de la gran misericordia y bendición para los que permanecieren fieles o se arrepintieran sinceramente y supieran ver en el castigo una llamada a la conversión.

    En el Salmo responsorial, el Salmo (84) propio del Adviento en la liturgia tradicional, también hemos percibido cómo en la perspectiva profética se anuncian unidas la doble venida mesiánica en la encarnación de Jesucristo, “La salvación está ya cerca y la gloria habitará en nuestra tierra”, y el establecimiento intrahistórico de su reino de justicia y amor todavía no cumplido, aunque sin aludir a la purificación previa: “La misericordia y la fidelidad se encuentran, la justicia y la paz se besan. … El Señor nos dará la lluvia y nuestra tierra dará su fruto.”

    El Evangelio nos ha desvelado una faceta del ministerio de Jesús a la que se quiere poner sordina en la pastoral moderna. Se trata del envío a sus Apóstoles: “dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos”. Esa autoridad que Jesucristo les da sobre los espíritus inmundos la explicita más adelante y dice, en el mismo pasaje que se ha proclamado hoy, que “echaban muchos demonios y ungían con aceite a muchos enfermos y les curaban”. Lo cual es una buena noticia, porque ese poder también lo han recibido los sucesores de los Apóstoles que son los obispos. Éstos por su parte comunican a los sacerdotes ese poder en medida diversa, según sean sacerdotes exorcistas o no. Son muchas las diócesis españolas en las que esta faceta tan importante del ministerio apostólico no está atendida ni nombrados sacerdotes exorcistas.

    El Apóstol San Pablo da como una señal de los últimos tiempos, es decir, de ese tiempo al que se referían los profetas del Antiguo testamento con la expresión “el Día de Yahvéh”, la proliferación de doctrinas de demonios y del espiritismo en la primera carta a Timoteo: “El Espíritu dice expresamente que en los últimos tiempos algunos se alejarán de la fe por prestar oídos a espíritus embaucadores y a enseñanzas de demonios” (1Tim 4,1). Nosotros, tan súper informados como estamos, nos damos cuenta, si no miramos a otra parte, de la cantidad de sectas satánicas que aparecen cada día y que ya no se esconden, la ingente literatura sobre espiritismo que se pone en la actualidad incluso en manos de niños, la estadística escalofriante sobre la proporción de películas que tratan de estos temas, así como de vídeo juegos sobre esta temática con los que se contamina la juventud y los que no son tan jóvenes. Una buena parte de la apostasía en la que estamos inmersos procede de esta fuente. Y esta realidad constituye una señal más de la inminencia de los últimos tiempos.

    El himno que abre la carta a los Efesios que se ha proclamado nos ha desvelado cómo Dios quiere “recapitular en Cristo todas las cosas del cielo y de la tierra”. Al presente parece que aquí en la tierra no le está sometido todo, pues los hombres hemos sido rebeldes, incluso una vez llevada a cabo la Redención del hombre por la muerte y resurrección de Cristo. Sin embargo, Dios, en su infinita misericordia, no desiste de su plan de reconducir todas las cosas a su origen. Queda pendiente, pues, la etapa que San Pablo denomina “la Redención completa del pueblo”, o sea la Parusía o Segunda venida de Cristo. Venimos de Dios y hemos de volver a Él. Y para ello es preciso que los hombres seamos purificados por la gran tribulación (Mt 24,21; Apc 7,14), paso previo a este recapitular todas la cosas en Cristo. Este es el gran acontecimiento de los últimos tiempos que parece ya muy próximo por el cumplimiento de las señales dadas por Dios, y del que no se quiere oír hablar.

    Hermanos, ¿qué nos quiere decir el Señor a nosotros con toda esta información que está a nuestro alcance y con otros datos que completan esta visión de conjunto?

    A mi modesto entender el mensaje es: no podemos caminar como sonámbulos cuando nos acecha tan gran prueba y peligro para nuestra fe. Hemos de tomar medidas personales y ojalá se tomasen también a nivel colectivo para no sucumbir ante la densa tiniebla que nos va a envolver y ante el juicio que pesa sobre esta generación en esta etapa de la historia de la Salvación. Lo cual el Señor ya nos lo había anunciado desde antiguo en la Sagrada Escritura. Nuestra tarea es leer con ojos lúcidos la información que nos ofrecen la Palabra de Dios por una parte y los medios de comunicación y nuestra experiencia del trato y comunicación entre todas las personas que nos rodean, por otra. El Señor quiere que, a pesar del gran revulsivo que esto supondrá, estemos serenos ante tanta confusión y muy unidos a Él. Si nuestra relación con Él es fría o la hemos dejado de lado es preciso recuperarla hasta su más alto grado de intimidad. Urge tomar el doble mandamiento del amor a Dios y al prójimo en toda su radicalidad como punto básico de nuestra preparación. Y para ello examinar los fallos que sin duda todos tenemos. Esos enfermos a los que iban a curar los Apóstoles somos cada uno de nosotros, y el Señor nos dice: habla con ese amigo, familiar o compañero de trabajo al que has decidido ignorar. Vive el mandamiento del amor, no te quedes en bellas teorías.

    Hemos venido aquí en busca de luz y salvación. La Eucaristía que celebramos nos introduce en el misterio de Cristo y nuestra participación incluye acoger la gracia que se nos ofrece en el plan completo de Dios de la Salvación, que incluye etapas que a nosotros nos son costosísimas de asumir. Queremos inmolar nuestra propia voluntad en aras de su voluntad salvífica que abarca mucho más de lo más que nosotros podemos comprender. Es una de las maneras que se nos ofrecen hoy de unirnos al sacrificio de Cristo en la Cruz del que ahora hacemos memoria sacramental.

  • 07jun

    P. Santiago Cantera

  • Queridos hermanos:

    El Concilio Vaticano II ha definido la Eucaristía como “fuente y cumbre de toda la vida cristiana” (Lumen gentium, 11), porque ella “contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, a saber, Cristo mismo, nuestra Pascua y Pan vivo por su carne, que da la vida a los hombres, vivificada y vivificante por el Espíritu Santo” (Presbyterorum ordinis, 5). Por eso decía San Ireneo de Lyon en el siglo II que es el compendio y la suma de nuestra fe. No en balde es “el misterio de la fe” o “el sacramento de la fe” (mysterium fidei), como proclama el sacerdote en la consagración.

    Según recordó Benedicto XVI en su exhortación apostólica Sacramentum caritatis (2007) recogiendo la denominación ofrecida por Santo Tomás de Aquino: “Sacramento de la caridad, la Santísima Eucaristía es el don que Jesucristo hace de sí mismo, revelándonos el amor infinito de Dios por cada hombre” (n. 1). Y San Juan Pablo II, en la encíclica Ecclesia de Eucharistia (2003) que nos regaló no mucho antes de su muerte, comenzaba diciendo (n. 1): “La Iglesia vive de la Eucaristía. Esta verdad no expresa solamente una experiencia cotidiana de fe, sino que encierra en síntesis el núcleo del misterio de la Iglesia. Ésta experimenta con alegría cómo se realiza continuamente, en múltiples formas, la promesa del Señor: ‘He aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo’ (Mt 28, 20)”.

    Por lo tanto, nos hallamos ante el más excelso de los siete sacramentos, según lo enseñaba claramente el Catecismo Romano publicado tras el Concilio de Trento, porque contiene a Jesucristo mismo, autor de la gracia y de los sacramentos.

    Según hemos podido observar en las lecturas que la Sagrada Liturgia nos propone para hoy, tomadas del Éxodo (Ex 24,3-8) y de la carta a los Hebreos (Hb 9,11-15), así como el salmo que se ha cantado (Sal 115,12-13.15-18), todas las cuales introducen al texto del Evangelio de San Marcos que hemos escuchado (Mc 14,12-16.22-26), la Eucaristía es el Sacrificio de la Nueva Alianza instituida por Jesucristo con su Sangre. Por eso se dice correctamente que la Santa Misa es el mismo Sacrificio de Cristo en la Cruz que se renueva y actualiza de forma incruenta en el Altar. Cada vez que se celebra la Santa Misa, nosotros estamos presentes en el mismo Sacrificio Único de la Cruz; es algo que milagrosamente sobrepasa el tiempo y el espacio.

    Cada vez que se celebra la Santa Misa, este Sacrificio único de Cristo se actualiza, se representa: no en el sentido de una representación teatral, sino de que se “re-presenta”, de que se hace presente de nuevo. Decimos también que este Sacrificio se renueva: no porque necesite ser hecho otra vez, no porque sea preciso renovarlo porque se haya quedado ya viejo, sino que con esta expresión se dice que se realiza de nuevo ante nosotros como una sola y única vez; es el mismo y único Sacrificio que Cristo ofreció una vez, del que en la Santa Misa nos hace ahora partícipes y del cual se derivan infinitos frutos, pero ahora se celebra de un modo incruento.

    cristo se ofrece en la Eucaristía a la vez como Víctima, Sacerdote y Altar; se ofrece a Sí mismo al Padre por nosotros. Él es la Víctima, la Hostia pura, la Oblación perfecta y única que puede mediar entre Dios y los hombres porque es a la vez verdadero Dios y verdadero Hombre; el único Mediador es Víctima y Sacerdote, porque ofrece el Sacrificio y éste no es otro que la ofrenda de Sí mismo. Y Él mismo es también el Altar sobre el que se celebra el Sacrificio: Él ofrece su propio Cuerpo y sobre su Cuerpo se derrama su propia Sangre.

    Nuestra actitud, por tanto, debe ser de amor, de adoración y de agradecimiento, que debemos expresar incluso físicamente, porque Él se ha quedado con nosotros en el Pan y el Vino consagrados para que podamos verlo y gustarlo alimentándonos con Él. Siempre que nuestras condiciones físicas lo permitan, debemos arrodillarnos ante Él, sobre todo en el momento de la consagración en la Santa Misa y cuando se encuentra expuesto en la custodia, al menos al principio y al recibir su bendición. Debemos hacer la genuflexión ante el sagrario donde queda reservado. Debemos hacerle compañía cuando está expuesto en la custodia o reservado en el sagrario, orando ante Él con devoción. Debemos recibirlo en la comunión estando en gracia de Dios, sin pecado mortal, recordando a Quién recibimos y con el alma enamorada de Él. Debemos recordar con cuánta delicadeza y ternura deben tratarlo los sacerdotes, cuyas manos han sido ungidas para conferir este Sacramento y tratar con las especies consagradas, e igualmente los diáconos, a quienes se ha ordenado para el servicio del altar y de la comunidad.

    Al final de la Santa Misa de hoy, acompañemos procesionalmente a Jesús Sacramentado y hagámoslo con María, la Mujer Eucarística, como la han definido los Papas recientes.

  • 04jun

    P. José Ignacio González Villanueva

  • Hermanos amados en el Señor: La solemnidad de la Dedicación de esta basílica de Santa Cruz nos introduce en el misterio de la Iglesia. El edificio material que nos acoge, la iglesia como construcción recibe todo su sentido de la construcción que es el Cuerpo de Cristo, edificio no material formado por las piedras vivas que son los fieles. Jesucristo nos ha convocado a ser su Cuerpo, nos ha dado una dignidad increíble. Y para ello nos ha redimido con su muerte y resurrección, que nos disponemos ahora a actualizar sacramentalmente. Es la manera más perfecta de dar gloria al Padre en el Espíritu, ofrecerle el sacrificio de su Hijo.

    El ahora San Juan XXIII, papa que concedió el título de basílica a esta iglesia, veía proféticamente acercarse a ella multitud de peregrinos cuyo objetivo naturalmente no debía ser admirar un monumento o un museo digno de fotografiar, sino un lugar de culto en el que los sacramentos instituidos por Cristo, para regenerar a la humanidad envilecida por el pecado, pudieran ser recibidos en abundancia, para que dichos peregrinos encontraran aquí una fuente donde recuperar su imagen y semejanza con Dios.

    Tan elevado cometido exige de todos nosotros sin excepción que nos penetremos bien de este espíritu con el que quiere el Señor ser servido en su templo santo. Aquí nadie está de más ni tiene una misión irrelevante, a no ser que quisiera uno excluirse a sí mismo con gran dolor para el Corazón de Cristo. Todos debemos tener muy claro que el único liturgo es Jesucristo. Todos los demás somos ministros o servidores del único que puede ser absolutamente Pontífice o puente entre Dios y los hombres. El único servicio digno a Dios lo puede ofrecer su Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que al revestirse de nuestra carne mortal introdujo en este destierro terrenal el único sacrificio y la única alabanza que le agrada. Nosotros en tanto ofrecemos su único sacrificio y su única alabanza y Él se digna hacerlos suyos y presentarlos al Padre en el Espíritu Santo podremos realizar esta participación en su santo servicio en el que nos da cabida misericordiosamente, pues ha hecho de nosotros un pueblo de reyes, sacerdotes y profetas.

    Muy recientemente la voz más autorizada en este terreno después del propio papa Francisco, el cardenal Sarah, Prefecto de la Sagrada Congregación para el culto y los Sacramentos, acaba de declarar que fue el Papa Francisco quien le encomendó al asumir su cargo continuase “la buena obra en la liturgia comenzada por Benedicto XVI”, en contra de los que algunos pretendían iba a ser una tarea de desmantelamiento y marcha atrás. Y esta tarea que el Papa encomienda a dicho cardenal es lograr que la liturgia sea ante todo adoración a Dios todopoderoso y no un evento social donde lo primero es expresar nuestra identidad e ideología, que suelen ser excluyentes y donde queden bien reflejadas nuestras propias ideas más allá de las opciones legítimas permitidas por los libros litúrgicos actualmente en uso. En segundo lugar se trata de promocionar una sólida formación litúrgica, pues la propia reforma litúrgica del Concilio no podría llevarse a cabo dice el mismo Concilio, si antes los mismos pastores de almas no se impregnan totalmente del espíritu y de la fuerza de la liturgia y llegan a ser maestros de la misma”. Pero sacerdotes y fieles han sufrido en este postconcilio a un ejército de pseudo-liturgistas que han manipulado la liturgia y, en cambio, aquellos que se han esforzado por ser fieles a la letra y al espíritu de la liturgia han sufrido una marginación humillante. Dios quiera que recuperemos la paz y dignidad de la liturgia que ha sido la nota dominante durante siglos y que todavía no hemos alcanzado.

    La liturgia que se celebra en cualquier iglesia del mundo por pequeña que sea o por exigua que sea la asamblea de fieles que allí se reúne, debe ser una liturgia que sea reflejo de la que se celebra en la Jerusalén celestial. Ese el privilegio que tenemos y que debemos aprovechar. No podemos que darnos en lo superficial, tenemos que hacer el esfuerzo de entrar en el misterio que celebramos y unirnos a él en espíritu y en verdad.

    En cada celebración litúrgica debemos esforzarnos para que nuestra mente y nuestro cuerpo concuerden con nuestros labios. En todo momento hemos de procurar no sólo mantener la mente fija en las oraciones o lecturas atención cerebral , sino también que el cuerpo adopte una postura digna que nos ayude a rezar. Pero es sobre todo la atención cordial, ese celo por entrar en comunión con los sentimientos del Corazón de Cristo, que ardía en celo por la casa de Dios y por su gloria. Quitemos pues aquello que rebaja este alto y digno servicio que el Señor espera de nosotros.

    Hay algo que nos puede ayudar de manera eficaz a conectar con los sentimientos de Cristo, y consiste en que cuando recibimos la comunión le pidamos a la Santísima Virgen que sea Ella quien reciba a Jesús en nosotros. De esa forma, Jesús vendrá muy gustoso a nosotros porque está el seno virginal de su Madre dispuesto a recibirlo. Suple en nosotros lo que no somos capaces. Pero esta mediación maternal está a nuestro alcance y acudir a nuestra Madre no es cansarla como algunos dicen, sino darle la alegría de emplear las gracias que por la misericordia de Dios puede dispensar generosamente.

  • 24may

    P. Santiago Cantera

  • Queridos hermanos:

    En la solemnidad de Pentecostés que hoy celebramos, recordamos cómo el Espíritu Santo descendió sobre los Apóstoles a los cincuenta días de la Resurrección de Jesucristo, infundiéndoles luz y fuerza para anunciar al mundo sin miedo sus enseñanzas y su salvación, según hemos escuchado en la lectura de los Hechos de los Apóstoles (Hch 2,1-11). Por eso sabemos que el Espíritu Santo es quien guía, alienta y santifica la vida de la Iglesia después de la Ascensión del Señor a los Cielos, como nos ha expuesto San Pablo en la primera carta a los Corintios al hablar de la diversidad de dones, servicios, funciones y carismas que Él suscita para el bien común de la Iglesia (1Cor 12,3b-7.12-13).

    Y sin embargo, ¡cómo ignoramos los católicos con frecuencia al Espíritu Santo! Con mucha razón, un gran teólogo dominico español fallecido hace unos pocos años, el P. Royo Marín, le denominó “el Gran Desconocido” en un libro que dedicó a la tercera persona de la Santísima Trinidad. Sin embargo, los cristianos orientales son grandes devotos del Espíritu Santo y son muy conscientes de su acción eficaz en la vida de la Iglesia y en los sacramentos.

    El Espíritu Santo, que procede del Padre y del Hijo según profesamos en el Credo, es igualmente enviado por el Padre y por el Hijo para vivificar la Iglesia y para dar vida espiritual en nuestras almas. Es el Amor que une al Padre y al Hijo y es el Don, el regalo que ellos nos hacen, que nos dan, para que nos llene de vida y de santidad. Es el Fuego que enciende nuestras almas en el amor de Dios para conducirnos hasta el Cielo. Es el Paráclito, el Abogado, el Defensor que Jesús nos ha prometido al volver Él junto al Padre: “el Paráclito, el Espíritu Santo que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo y os vaya recordando todo lo que os he dicho” (Jn 14,26). En la aparición recogida en el Evangelio de hoy (Jn 20,19-23), Jesús concedió ya el Espíritu Santo a los Apóstoles, pero no lo recibirían en plenitud hasta el día de Pentecostés, como hemos visto en la primera lectura.

    Necesitamos acudir a este “dulce huésped del alma” que es el Espíritu Santo, según lo hemos invocado en la secuencia antes del aleluya. Necesitamos rogarle que nos conceda sus siete dones, esos siete regalos que nos da para que seamos dóciles a sus propias inspiraciones para elevarnos hasta Dios y asemejarnos a Él: son los dones de sabiduría, de inteligencia o entendimiento, de consejo, de fortaleza, de ciencia, de piedad y de temor de Dios. Debemos pedir estos dones, que son disposiciones permanentes que nos hacen dóciles para seguir los divinos impulsos del Espíritu Santo.

    ¡Cuántas veces, hermanos, no somos conscientes de la riqueza interior a la que Dios nos llama! Nosotros nos aferramos a las cosas de la tierra, a las riquezas materiales, al bienestar temporal, y con harta frecuencia despreciamos o ignoramos la vida espiritual, que es la verdaderamente importante. Nada nos vamos a llevar de este mundo al otro cuando muramos. Y sin embargo, el Espíritu Santo nos quiere introducir en la más íntimo y profundo de la vida de Dios, en la vida de amor existente entre las tres divinas personas de la Santísima Trinidad.

    Oremos al Espíritu Santo, pidámosle que nos conceda sus siete dones, que haga efectivos en nosotros sus frutos, que nos permita conocerle mejor a Él mismo y conocer mejor al Padre y al Hijo, que nos aliente el deseo del Cielo y el ansia de penetrar en la vida trinitaria. Pidamos también al Espíritu Santo que nos haga ser conscientes de que Él suscita la santidad de la Iglesia y de que Él hace realidad lo que se celebra en los sacramentos y que éstos sean eficaces para nuestras almas. Advirtamos que, cuando en esta Santa Misa tenga lugar la consagración, Él va a descender sobre las especies del pan y del vino para que se transformen realmente en el Cuerpo y en la Sangre de Cristo. Y tomemos conciencia de que, si recibimos la Comunión en las debidas condiciones, Él va a hacer que fructifique en nosotros este alimento espiritual, haciendo que, como decía San Agustín, nos transformemos en aquello mismo que recibimos, es decir, en Jesucristo Nuestro Señor.

    Momentos muy adecuados para pedir la luz y la fuerza al Espíritu Santo son, por ejemplo: cuando un sacerdote se dispone a confesar, cuando una persona debe dar un consejo, cuando tenemos un problema que no sabemos cómo resolver, cuando vamos a estudiar o a redactar algo, cuando nos asalta una tentación, etc.

    Que María Santísima, que estaba presente con los Apóstoles el día de Pentecostés, nos ayude a conocer mejor al Espíritu Santo para progresar con provecho en nuestra vida espiritual penetrando en el misterio de Dios. Pidámosle también que Ella ruegue para que el Espíritu Santo fortalezca a los cristianos perseguidos, por los que la Iglesia española ha venido orando especialmente durante esta semana.

  • 17may

    P. Santiago Cantera

  • Queridos hermanos:

    Al igual que la Resurrección del Señor, su Ascensión a los cielos es un hecho real y verdadero, acontecido en un momento histórico determinado y en un lugar geográfico concreto. No se trata de un hecho imaginario ni de un producto de la sugestión de los Apóstoles, que eran bastante incrédulos hacia este tipo de fenómenos extraordinarios. Tanto el relato de los Hechos de los Apóstoles como el del Evangelio del mismo autor, San Lucas, que no corresponde leer este año, lo dicen expresamente. El primero nos ha indicado que los Apóstoles “lo vieron levantarse hasta que una nube se lo quitó de la vista” y que ellos “miraban fijos al cielo, viéndole irse”, cuando dos ángeles les aseguraron que volvería (Hch 1,9-11). En cuanto al Evangelio de San Lucas, dice que “mientras los bendecía, se separó de ellos subiendo hacia el cielo” (Lc 24,51).

    La Ascensión del Señor es, por tanto, una verdad que debemos creer y por eso lo vamos a profesar al rezar el Credo. Ya en el Antiguo Testamento nos encontramos con una prefiguración de este acontecimiento en la asunción de Enoc (Gén 5,24; Sir 44,16) y en la del profeta Elías (2Re 2,11; Sir 48,12).

    De las varias lecciones que podemos extraer de este hecho, hay dos que quizá debamos destacar ahora.

    Por una parte, la Ascensión hace efectivo el cumplimiento de la promesa de Nuestro Señor de enviarnos al Espíritu Santo como Paráclito, como Abogado, como Defensor y Consolador que iluminará y dará fuerza a la Iglesia naciente para predicar el Evangelio: “os conviene que Yo me vaya; porque si no me voy, no vendrá a vosotros el Paráclito” (Jn 16,7). Jesucristo no nos abandona, pues lo ha dicho claramente en el Evangelio de hoy: “sabed que Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mt 28,20). Esta presencia, que nos da fuerza para anunciar la buena nueva, se hace efectiva por la misión del Espíritu Santo, por el envío de la Tercera Persona de la Santísima Trinidad, que procede del Padre y del Hijo. El Espíritu Santo alienta la vida de la Iglesia, hace eficaz la gracia divina que se derrama a través de los sacramentos, de la oración y de las buenas obras, y nos permite conocer así a Jesucristo, quien a su vez nos muestra al Padre y nos conduce a Él (cf. Jn 14,6-11). La acción del Espíritu Santo, que se ha hecho posible plenamente a raíz de la Ascensión de Jesús, nos introduce de este modo en la vida de la Santísima Trinidad.

    Otra lección muy importante de la Ascensión del Señor es la promesa del Cielo para nosotros. Jesucristo nos ha abierto el camino a la gloria eterna. El descenso de su alma humana al seno de Abraham después de la muerte en la Cruz, yendo a rescatar a los justos del Antiguo Testamento para llevarlos al Cielo, así como su Resurrección en la carne, nos dan la clave de su misión entre nosotros: Cristo ha venido al mundo, enviado por el Padre, para rescatarnos del pecado, para reconciliarnos con Dios y para abrirnos las puertas de la gloria eterna. Su cuerpo resucitado nos enseña el estado glorioso al que nuestro cuerpo está llamado también cuando tenga lugar la resurrección de la carne al final de los tiempos, algo que no sólo la fe nos enseña, sino que además la realidad metafísica de la persona humana exige, como enseña la filosofía iluminada por la fe.

    San Beda el Venerable, monje inglés de los siglos VII-VIII, lo expresa claramente: “He aquí que con la Ascensión al cielo del Mediador entre Dios y los hombres hemos sabido que les había sido abierta a éstos la puerta de la patria celestial. Por tanto, apresurémonos con todo nuestro afán hacia la eterna felicidad de esa patria” (Homilía en la Ascensión del Señor).

    Este mismo Doctor exhorta a buscar el cielo por medio de las obras de caridad. En esta semana podemos centrar de un modo especial nuestra caridad en la oración y también en la ayuda económica a favor de los cristianos perseguidos, acogiendo la iniciativa de la Iglesia y de un modo muy especial de la Iglesia española y de nuestro Arzobispo. Todos sabemos la cruda realidad que están viviendo hermanos nuestros de fe en muchos países, sobre todo en estos tiempos en varias naciones del Próximo Oriente y de África bajo la presión del islamismo más violento, que además supone una amenaza para Europa y el mundo entero. La pretensión de esos grupos islamistas es acabar por completo con las minorías religiosas y de un modo particular con el cristianismo, y se corre el riesgo auténtico de que esto llegue a suceder, como estamos comprobando en Irak. Sin embargo, a pesar de esa presión y del terror más salvaje, no deja de sorprendernos el ejemplo heroico de aquellos cristianos, que en no pocas ocasiones están afrontando el martirio de manera admirable, con la mirada puesta únicamente en Dios y en la vida eterna. En medio de nuestras comodidades, ellos deben ser un estímulo para nuestra fe aletargada.

    Que María Santísima cubra con su manto protector a estos hermanos perseguidos y ruegue por nosotros para que el Espíritu Santo nos llene de semejante fe y fortaleza.

  • Mapa web

    Términos y condiciones de uso

  • Abadía de la Santa Cruz del Valle de los Caídos

    Carretera de Guadarrama/El Escorial. 28209 San Lorenzo del Escorial.

    Madrid. España


    Tf: +34 91.890.54.11. Fax: +34 91.890.55.94

    Hospedería: +34 91.890.55.11

    Escolanía: +34 91.890.38.05

    e-mail: abadiavalle@gmail.com


    (c)Copyright 2010. Todos los derechos reservados